POSTER OFICIAL
 

 

 

GOLPE BAJO: EL JUEGO FINAL

DIRECCIÓN: Peter Segal
TÍTULO ORIGINAL: The longest yard (2005)
PAÍS: Estados Unidos
GUIÓN: Sheldon Turner; basado en el guión de Tracy Keenan Wynn para la cinta de 1974
FOTOGRAFIA: Dean Semler
MÚSICA: Teddy Castellucci
DURACIÓN: 113 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @un_periodista

Antes de Golpe bajo, Adam Sandler y el director Peter Segal habían trabajado juntos en Locos de ira y Como si fuera la primera vez, un par de filmes que quizá no son la quintaesencia de la comedia, pero que dentro de la fórmula romántica tienen mucho de humor y de humanidad. Esta vez, creo, el resultado no fue tan afortunado.

Golpe bajo, el juego final —espantoso titulo— tiene en su contra el tomar una historia que ya fue rodada para renovarla, sobre todo porque como una nueva versión ésta difícilmente será perdurable en el imaginario del público.

The Longest Yard es una historia de 1974, entonces protagonizada por Burt Reynolds, y cuenta la anécdota de Paul Crewe (Adam Sandler en la versión actual), un ex mariscal de campo de la NFL, expulsado tras haber "arreglado" un juego en beneficio de apostadores, y enviado a prisión a cumplir una condena de tres años, luego de tener un incidente al conducir un auto, completamente borracho.

El director de la prisión (James Cromwell) está dispuesto a hacer de su estancia algo menos difícil, así que le pide formar un equipo de entre los reclusos que pueda enfrentar al cuadro de custodios del centro penitenciario, que ha crecido al nivel de una escuadra semiprofesional.

Una vez integrado el equipo, la historia lidia con el rencor de los prisioneros y su única opción al interior de una cárcel: intentar lastimar al carcelero o vencerlo en una justa uno-a-uno y en condiciones pares. Con la ayuda de otros dos reclusos, Nate Scarborough (Burt Reynolds), un viejo coach colegial, y Cuidador (Chris Rock), Crewe le ofrece al equipo de convictos (llamado Mean Machine) una oportunidad de tener una victoria tras las rejas.

Desafortunadamente, la cinta es más divertida que realista y es necesario decir que su comedia no tiene grandes momentos; recurre a varios clichés que llegan incluso a parecer fuera de lugar en medio de las secuencias de juego que, para ser justos, es lo mejor de la película.

El conjunto es bastante entretenido, pero la trama de película navega en la indefinición de un melodrama que se antoja muy bueno y una comedia mediana llena de lugares comunes, salpicada por la aparición de figuras de la NFL como Michael Irvin, Bill Romanowski, Brian Bosworth y Terry Crewes; luchadores profesionales del circuito estadounidense o el rapero Nelly.

Sandler no está mal y de hecho ha logrado quitarse la imagen de tonto con la que cargaba desde trabajos como Little Nicky; no obstante, Golpe bajo se encuentra lejos de ser uno de sus dos o tres mejores trabajos, aunque es innegable que estaba hecha para ello.

A propósito, existe una versión inglesa de este filme, de 2001, titulada Mean Machine, y protagonizada por Vinnie Jones y Jason Statham. La adaptación tiene un pequeño giro, ya que en este caso se trata de un equipo de soccer, mucho más cercano a los británicos.

 
 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


EL PERRO CAFÉ. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.